FANDOM


Los elfos vivían en la superficie, siempre ha sido así . Durante la Era Turbulenta, mientras el resto de razas se batía contra el mal que asolaba el mundo, una nación elfica ya olvidada estaba más preocupada por salvar su bellísima ciudad, envidia del resto del mundo, y todo el arte y el conocimiento que la misma albergaba.

Boet’jiath , señor de la conspiración, los secretos, el asesinato, la traición y el derrocamiento de la autoridad., estaba celoso del resto de Hyibaal que ya estaban creando sus propias subrazas aprovechando el caos, así que puso el punto de mira en la raza más perfecta de todas: la elfica, y entre los miembros de esta raza, eligio a los que se consideraban a si mismos mejores y superiores al resto

Así, empezó a elaborar un plan, un plan que tardaría siglos en llevarse a cabo, pero, ¿que son los siglos para un dios?

Se presentó como Moz’Mathir, la reina araña, e hizo ver a estos elfos que necesitarían su ayuda para salvar su nación de la guerra. Con ayuda de Azzra, arcana diosa del atardecer y el amanecer, de la magia entre el día y la noche y a la que también engaño diciéndola que se quedaría con parte de los elfos reconvertidos , convenció a varias clérigos de los dioses a adorarla a ella, haciéndoles ver que les protegía mientras el resto del mundo agonizaba. Así terminaron traicionado la voluntad de Kael'te , su diosa original, a la cual cada vez escuchaban menos, aunque no sabían que era la propia Moz’Mathir la que estaba impidiendo que la divina diosa los escuchara. De echo, les convenció de que cuantos más adoradores tuviera, mas fuerte seria la tela de araña que estaba tejiendo para asegurar la ciudad.

Su plan necesitaba de gran cantidad de adoradores, por eso entrego mas poder a sus sacerdotisas para que consiguiesen mayor numero de súbditos para su causa. Enveneno la mente de toda la ciudad a través de sus sacerdotes, llevando al borde de la locura a toda la nación, pidiendo rituales cada vez mas horribles mientras la gente se creía feliz en su burbuja. Lo que consiguió con la red mágica fue separar físicamente la ciudad de la tierra, por lo que dejaron de llegar noticias del exterior. Aunque la guerra iba a mejor, se les necesitaba, pero estos elfos había aparentemente desaparecido en la bruma.

Cuando vio que crecía el número de allegados, ordeno a sus sacerdotisas que iniciasen una guerra civil contra el resto de naciones elficas, ya era hora de que la reina araña gobernase algo mas que una sola ciudad. Sus hijas, fervientes adoradoras, no dudaron en hacer caso a su dueña, su diosa las había hablado y no dudarían en acatar sus órdenes por suicidas que parezcan. Aquí es cuando Azzra se dio cuenta de la traición, ya que gran parte de sus adoradores morirían, pero ya era tarde y todos obedecían la malvada voluntad de la falsa reina araña.

Como era de esperar, su revuelta acabo en desastre y casi todos sus seguidores acabaron muerto. Los pocos cientos de supervivientes se vieron obligados a huir de la ciudad, que había perdido toda la magnificencia de años anteriores, y se escondieron en las cuevas de las montañas.

Durante meses, sus seguidores fueron hostigados por sus antiguos hermanos, cada vez quedaban menos y su rebaño exigía sangre por tal falta de liderazgo

Las sacerdotisas rezaban día y noche, pero no recibía respuestas de su amada diosa y el resto de allegados, hartos de penurias, dudas y falsedades, acabaron por matarlas a todas.

Los pocos supervivientes no les quedo mas remedio que adentrarse en la tierra comenzando un viaje que, sin saberlo, acabarían por convertirse en el éxodo donde surgirían los Drow.

Tras semanas de avance, perdiendo cada día a compañeros por el hambre, el cansancio o las bestias de la estepa subterránea, llegaron a una cueva enorme, una cueva que no se veía el fin y con agua para nutrirse.

Algunas de las mujeres volvieron a escuchar algo, una voz que las llamaba y las instaba a establecerse allí, lejos de sus primos de la superficie y de las bestias del terreno.

La reina araña las había guiado hasta allí y los pocos que quedaban volvieron a abrazar con fervor a su, ahora, salvadora diosa.

Durante su comienzo, ninguna criatura volvió a entrar en la cueva, permitiendo el desarrollo de los colonos. La ciudad empezó a crecer y a convertirse en lo que es hoy.

Durante la colonización, los elfos se radicalizaron cada vez más con su diosa, el terreno inhóspito les convirtieron es excelentes exploradores, las matanzas eras algo normal, los débiles sacrificados, la tortura era plato diario y de buen gusto… todas estas acciones convirtieron a los elfos en Drows.

Pero Moz’Mathir se dio cuenta de su error, los Drows estaban creciendo demasiado pudiendo llegar al punto de no controlarlos a todos, por lo que de nuevo, ideo otros planes para seguir con su mundo caótico perfecto.

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.